Spread the love

Ivan Simonovis fue condenado a 30 años de prisión por delitos de lesa humanidad. Fue uno de los responsables de la masacre cometida contra ciudadanos en las calles del centro de Caracas en abril de 2002 en medio del Golpe de Estado contra el entonces presidente Hugo Chávez, con resultado de 19 muertos. No cumplió ni la mitad de su condena, pues en 2014 le fue concedida una medida de casa por cárcel ya que, según sus familiares y abogados padecía de osteoporosis y tenía un delicado estado de salud. En mayo de este 2019 se corrió por las redes sociales de que el ex comisario había escapado del país y Juan Guaidó confirmó en una rueda de prensa por aquel entonces que, Simonovis estaba en libertad tras un indulto con el que le beneficiaba desde su condición de “Presidente interino”

Este 25 de junio del año en curso, se pudo conocer que Simonovis, a quien se le ve en perfecto estado de salud, estuvo reunido en el congreso de los Estado Unidos con senadores republicados y demócratas, acompañado de su esposa y también de Carlos Vecchio, quien funge para Trump como el embajador venezolano en aquel país y que, por supuesto fue nombrado por el autoproclamado presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó.  

Desde los primeros momentos en que se conoció la medida que beneficiaba al ex comisario de concederle casa por cárcel hace 5 años, el gobierno de Nicolás Maduro manejó el tema con poca transparencia, pero notándose a todas luces que en secreto avanzaban en pactos con sectores de la oposición clásica de derechas, cuestión que se develaba no solo por el caso en cuestión, sino fundamentalmente por acuerdos de tipo económico y político y que ha alcanzado su máxima forma en los actuales diálogos que están llevando adelante en países del norte de Europa.

Mientras un criminal de aparentemente máxima seguridad como Simonovis escapaba de Venezuela, el gobierno militarista-madurista avanzaba con su plan de cierre y bloqueo de distintos medios de comunicación, entre ellos el de aporrea.org.  Tiene un sentido particular de mucho peso la situación de aporrea ya que, siendo un medio alternativo y que da espacio a las voces obreras, populares y comunitarias como pocos, retrata en el marco comunicacional e informativo, otro escenario de las luchas que se están dando entre la burocracia militarista-madurista y algunos sectores que expresan las enormes necesidades que padece la población en general, que van desde peleas por los salarios hasta los reclamos por servicios básicos, ya sea por gas, agua o falta de transporte, entre tantos otros.

El gobierno anunció también en mayo pasado la creación de la Corporación Nacional de Telecomunicaciones, cuyo funcionamiento está en manos de los militares y de CONATEL, que dando paso a palabras de Maduro, quien dijo que dicha instancia venía a “poner orden en muchas cosas” ya se empiezan a ver resultados con un bloqueo más perverso y especifico, con aporrea precisamente a modo de demostración. Ahora eventualmente se puede acceder a la página, pero nada le garantiza al usuario que pueda leer la noticia o el artículo de opinión de su interés, pues según de que se trate, la noticia o el articulo puede estar bloqueado. Así, este mismo martes 25, la noticia que hacía referencia al caso de Simonovis y su reunión con los senadores norteamericanos, está bloqueada en aporrea.org. Y así viene sucediendo con las notas alusivas a las luchas obreras, protestas populares y todo cuanto tenga que ver con posiciones políticas contrarias a los intereses de Maduro y compañía.

Simonovis es un criminal que estuvo al frente en la perpetración de delitos de lesa humanidad y es liberado a consecuencia de acuerdos de cúpulas, mientras que un obrero como Rodney Álvarez, lleva 8 años detenido por un crimen que no cometió, y así tantos otros trabajadores se encuentran tras las rejas por asumir banderas de lucha a favor de la clase trabajadora. Y eso muestra por un lado ante qué tipo de gobierno estamos y por otro que precisamente por ser aporrea un medio con enorme cabida para las denuncias de atropellos del Estado contra la población, para mostrar la represión de la que viene siendo blanco el pueblo venezolano cuando levanta su voz, para el debate crítico, y así al servicio para que en conjunto los oprimidos no nos quedemos definitivamente sin megáfono; por eso quieren silenciar totalmente a aporrea.

De tal manera que es una tarea de los trabajadores mismos y los sectores populares que luchan defender un medio como aporrea. En ese sentido desde el espacio “Trabajadores en Lucha” nos estaremos concentrando ante la sede de la CANTV en Colegio de Ingeríos a las 10 am el próximo jueves 27, reclamando una respuesta al documento que anteriormente entregamos en el mismo organismo y sobre todo a exigir que aporrea y todos los medios que desde la retaliación vienen siendo víctimas del autoritarismo burocrático-militar, sean desbloqueados. Entendiendo el valor de esta acción y cuan ligada está a la importancia de la articulación y la organización de los trabajadores, extendemos este llamado a que nos agrupemos para ese día y hora y seguir avanzando en el propósito de golpear juntos.

Gustavo Martínez Rubio   


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *