Spread the love

Reproducimos un artículo realizado por compañeros del Sindicato Independiente Bielorruso (SIB) para la organización sindical IndustriALL, ante los abusos patronales.


En lugar de resolver el problema de las condiciones de trabajo inseguras, el empleador alemán Deilmann-Haniel comienza a despedir a los trabajadores bielorrusos por haber firmado un recurso legítimo ante la inspección de trabajo del Estado Industrial Bielorrusia, afiliada al Sindicato Independiente Bielorruso (SIB) hace campaña por condiciones de trabajo decentes y seguridad laboral en nombre de sus miembros en Deilmann-Haniel. Según el sindicato, cualquier lugar de trabajo puede ser seguro, pero no el subterráneo, donde existen ciertos riesgos contra los cuales es imposible asegurarse. Todo trabajo subterráneo es peligroso y perjudicial para la salud y, por lo tanto, requiere de la certificación del lugar de trabajo. Según los resultados de la certificación, se emite una clase de peligro, se determinan garantías y pagos adicionales.

Desde 2017, la empresa alemana Deilmann-Haniel GmbH ha perforado pozos mineros en la planta de procesamiento y minera Nezhinsky para la LLC «Slavkali». Tanto los trabajadores bielorrusos locales como los trabajadores de Alemania y Rusia trabajan aquí como cavadores. Aproximadamente un tercio del trabajo se ha realizado, mientras que la construcción debería estar terminada para 2022.
La empresa alemana Deilmann-Haniel no ha habilitado la certificación. El sindicato cree que si las condiciones de trabajo fueran seguras y en línea con los estándares bielorrusos, entonces la compañía alemana aprobaría con éxito la certificación. Y dado que dichos trabajos no son seguros a priori, Deilmann-Haniel está buscando una razón para no realizar la certificación, a fin de no incurrir en costos adicionales por pagos adicionales a los trabajadores, ni contratar más personal adicional. Además, los empleados de la empresa enfrentan una discriminación salarial. Las personas contratadas en la misma especialidad y calificación obtienen un pago diferente por el mismo trabajo realizado, dependiendo de su ciudadanía. Según los trabajadores, los alemanes están en una posición privilegiada, luego los rusos siguen en la jerarquía y los bielorrusos locales están en el último lugar.

Los trabajadores de Deilmann-Haniel que buscaron la ayuda del SIB afirman que las condiciones de trabajo no son seguras. Algunos de los trabajadores tienen experiencia laboral en JSC «Belaruskali», el cuarto mayor productor de potasa en el mundo. Por su experiencia, estos trabajadores conocen de primera mano las condiciones de trabajo en las minas de Bielorrusia. Si es imposible asegurar el lugar de trabajo, el Estado proporciona una compensación por el trabajo con condiciones de riesgo y/o dañinas. En particular, un día de trabajo más corto (7 horas, no 8), una licencia adicional de 42 días por encima de la mínima (total de 66 días), y adicionales en efectivo. Además, los empleados están cubiertos por un seguro de pensión complementario. La empresa debe deducir el 9% de su salario para el fondo de seguridad social, y el empleado luego elige si se jubilará 10 años antes o si tomará este dinero.

Los llamamientos colectivos de los trabajadores a los organismos estatales no dieron ningún resultado. En lugar de resolver el problema, las agencias gubernamentales están buscando una excusa para no resolverlo. Han pasado cuatro meses desde que los trabajadores acudieron a la inspección del trabajo. Durante este tiempo, el empleador logró cambiar su nombre a Redpath Deilmann y firma contratos de trabajo con los empleados, pero no con todos. Aquellos empleados que firmaron una apelación colectiva a la inspección del trabajo, que son veinte personas, comenzaron a recibir notificaciones de la no extensión de sus contratos laborales. ¿Coincidencia? No parece. En la reunión con los dirigentes del SIB, el empleador alemán, el Sr. Holger Hertel, dijo que lo único que le preocupaba era poner en funcionamiento la instalación a tiempo. Otras preguntas no le interesan. Y ahora, cuando solo se ha completado un tercio del trabajo, está despidiendo a especialistas altamente calificados y los reemplazará por otros nuevos, como lo demuestran los anuncios de trabajo para Redpath Deilmann

El Sindicato Independiente Bielorruso en nombre de sus miembros, empleados de la empresa minera alemana Redpath Deilmann, exige el cumplimiento de la ley bielorrusa. En primer lugar, el SIB exige mantener los empleos de los trabajadores bielorrusos, que tienen el derecho legal en este país de exigir justicia en el lugar de trabajo, al igual que los trabajadores alemanes en la tierra natal de este empleador alemán.

Raman Yerashenia


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *