Spread the love

Frente al anuncio hecho por el Gobierno venezolano este lunes, sobre el aumento del Salario Minimo Mensual a 400 mil bolívares, más la Cesta Ticket en la misma cantidad, Gonzalo Gómez, de Marea Socialista y accionante de un Amparo que interpuso ante el TSJ para exigir la aplicación del Art. 91 de la Constitución, criticó que el Ejecutivo Nacional continúe “desconociendo su contenido y violando este derecho, al omitir el cálculo del costo de la canasta básica como referencia para el ajuste del salario”. Recuerda Gómez que la Cesta Ticket “no es salario, no tiene incidencia salarial para otros efectos, sino que es un complemento”. 

La canasta básica incluye alimentos, bienes esenciales y servicios, pero Gómez comentó que “el monto otorgado por el gobierno, como lo viene haciendo con todos los aumentos, practicando una política sostenida de degradación salarial, ni siquiera se acerca al costo de la canasta alimentaria, que hasta en los cálculos más conservadores estuvo en marzo 2020 cercana a los 20 millones de bolívares mensuales”, según CENDA.

Aclaró que, “éste (el de CENDA), es uno de los cálculos más conservadores , pues por el Cendas-FVM, otra fuente que hace seguimiento al costo de las canastas, suele hacer estimaciones más elevadas”. Según la información emanada del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM) ya había estimado la Canasta Básica Familiar de enero de 2020 en 24.139.128,44 ($ 317,62). En marzo el precio de la Canasta Básica Familiar se ubicó en Bs. 30.222.392,45 (equivalentes a 121 salarios mínimos a Bs. 250.000,00). Eso eran 11,85 dólares diarios, mientras el salario mínimo vigente hasta abril ha sido de 2,94 dólares mensuales. Para Gonzalo Gómez, “el nuevo aumento salarial oficial sigue siendo algo realmente insignificante, quizas un par de longitas de queso por día para toda una familia, si acaso”.

Si tomamos en cuenta el cálculo extraoficial de la Canasta Básica, que no es todavía el del mes de abril -refiere Gómez- el aumento gubernamental representa apenas el 1,3 % del costo de la misma. Y si añadimos la Cesta Ticket el llamado “Ingreso Mínimo Mensual”, que no todo es salario, llega sólo al 2,6 % del costo de la Canasta Básica. Por eso, explica Gómez, “sostenemos, que si deducimos del salario el costo del traslado para ir a trabajar, ese salario queda por debajo de cero; de ahí que denunciemos que el gobierono y los patronos  tienen a Salario Cero a la clase trabajadora; algó insólito para los derechos de los trabajadores, insólito desde el punto de vista humano, como grado de explotación capitalista, e insólito como hecho histórico”.

Citando de nuevo a CENDA, que aporta cifras más bajas con su metodología, Gómez señaló que “el aumento dado por el Gobierno no es ni la décima parte de lo que costaba la Canasta Básica calculada por organizaciones no gubernamentales en diciembre de 2019, que ya estaba por encima de los 12 millones de bolívares ($ 261,50)”.

Agregó que, “la cantidad del aumento para el salario mínimo y para la cesta ticket sumados, ni siquiera se acercó tampoco a la última variación intermensual reportada tan sólo en la canasta alimentaria, que estuvo por encima de los dos millones de bolívares entre febrero y marzo”, agregó el accionante del citado Amparo, que ya tiene un año y nueve meses sin respuesta por parte del Tribunal Supremo de Justicia.

Artículo 91 Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales. Se garantizará el pago de igual salario por igual trabajo y se fijará la participación que debe corresponder a los trabajadores y trabajadoras en el beneficio de la empresa. El salario es inembargable y se pagará periódica y oportunamente en moneda de curso legal, salvo la excepción de la obligación alimentaria, de conformidad con la ley. El Estado garantizará a los trabajadores y trabajadoras del sector público y del sector privado un salario mínimo vital que será ajustado cada año, tomando como una de las referencias el costo de la canasta básica. La ley establecerá la forma y el procedimiento.

(Artículo 91 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, 1999)

“El mínimo fijado por el Presidente de la República sigue sin alcanzar ni para un Kg de queso corriente al mes. Pero es menos aún, porque si deducimos el costo del traslado diario al trabajo, entonces nos damos cuenta de que en verdad a la clase trabajadora en Venezuela se la ha puesto a Salario Cero, y esto es algo que no logró hacer ningún gobierno neo-liberal de la burguesía en nuestro país, y yo diría que casi en ninguna parte del mundo. El gobierno ha sido protagonista de la más brutal embestida contrarrevolucionaria que ha soportado jamás en Venezuela el trabajo asalariado, pero lo que es más espectacular es que esto lo viene tolerando sin rechistar la pseudo-izquierda que lo sigue apoyando”.

Hizo mención a quienes piden salarios en dólares, pero que “no van al fondo del asunto, porque el problema no es en qué moneda se paga sino que alcance para costear el valor de la canasta Básica y eso no es lo que están planteando los partidarios de la dolarización”.

Al cotizar en dólares el nuevo ingreso mínimo del venezolano promedio, este queda fijado en $4,67, según la tasa que marca el Banco Central de Venezuela: 171.072,85 bolívares. Si vemos el dólar paralelo, marcado por el Monitor Dólar Vzla, y que fija el precio de hoy en 194.936,77 bolívares, son apenas 4,10 dólares el cobro mensual del venezolano.

De esto Gómez deduce que “en términos de divisas y en cuanto al poder de compra del salario, en realidad lo que ha habido es la oficialización de una rebaja, respecto al poder adquisitivo que el salario tenía en meses anteriores del año”.

Insistió el vocero de Marea Socialista en que “el Estado, ha dejado de cumplir con su obligación de calcular el costo de la Canasta Básica como una de sus referencias para la fijación del Salario Mínimo” y que “por consiguiente incumple deliberadamente con un derecho constitucional ganado por la clase trabajadora en Venezuela a partir de 1999”. Aunque cree que “nunca llegamos a sobrepasar el costo de la Canasta Alimentaria, pero al menos la gente podía adquirir los alimentos necesarios para una familia, mientras que ahora francamente nos han llevado a lo que se llama salario de hambre”. “Por eso digo que esto es una contrarrevolución anti-obrera, desde el propio gobierno que se dice de esa clase”.

“El gobierno pretende centrar la atención en precios ‘acordados’ con el empresariado; precios que la propia autoridad coloca a niveles en los que el costo de un sólo producto básico ya queda por encima del Salario Mínimo o incluso del ingreso que incluye a la Cesta Ticket, lo cual revela que, en realidad, se está sacrificando una vez más al salario del trabajador frente a las ganancias de la burguesía y de lo que se trata es sólo de las apariencias como manipulación política. Se juega con el hambre de la gente en medio de una pandemia.”

Otro asunto, sobre el que hablará en próximas declaraciones, es “cómo se puede sostener ese salario constitucional capaz de cubrir la canasta Básica, con qué economía, con qué plan, con que medidas, que vayas enfocadas en función del bien común de la gente, entre las cuales adelanta la necesaria suspensión del pago de la Deuda Externa, corrupta e ilegítima según su criterio; el freno a la corrupción y recuperación de recursos desfalcados, y la reactivación de la producción sobre claves distintas”.

Por otra parte, dice: “podemos demostrar que no es el aumento de los salarios el causante de la escalada imparable de los precios, por cuanto aún a Salario Cero o ínfimo como el que se nos viene aplicando, la hiperinflación continúa y mientras éstos están casi congelados en términos relativos, el costo de la vida sigue en ascenso en su carrera dolarizada”.

Debido a esta situación, informa Gómez, que “un conjunto de organizaciones sindicales y activistas del ámbito laboral, así como corrientes de izquierda críticas u opositoras al gobierno, que no tienen nada que ver con la oposición de derecha, están invitando a expresar la opinión de los trabajadores y trabajadoras respecto al salario mediante una serie de tuitazos, uno de los cuales se realizará este martes 28 a las 7:00 PM” con la etiqueta #SalarioIgualCanastaBasica

Opina que “la burocracia sindical gobiernera no mueve un dedo y es cómplice de este despojo a la clase trabajadora porque vive de los privilegios que le concede el gobierno y participa en muchos negocios que hace bastante tiempo cambiaron su condición de clase, por lo que para que la clase trabajadora comience a hacer valer sus derechos y los pueda ir recuperando, tiene que reorganizarse autónomamente e ir construyendo en la lucha una nueva correlación de fuerzas; sin esto no podemos esperar ningún cambio favorable”.

A continuación Texto del Amparo y formatos para Adhesión Colectiva e Individual, así como un Texto y Planilla para Pronunciamiento en Apoyo a la solicitud en exigencia del cumplimineto del Art. 91 CRBV:

Texto del Recurso de Amparo

Formato para Adhesión Colectiva

Formato para Adhesión Individual

Texto y planilla para firmas de pronunciamiento en apoyo


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *